The Killer Clown

John Wayne Gacy, Jr. Comenzó sus andanzas merodeando por zonas de encuentros homosexuales invitando a jóvenes  a su casa, les embriaga y más tarde, violaba y asesinaba. Sádico hasta la médula, pues metía a los jóvenes maniatados en la bañera con una bolsa de plástico en la cabeza y cuando ya estaban casi ahogados los revivía para torturarlos.


Ninguna sospecha recayó en Gacy, hasta el 12 de diciembre de 1978, cuando fue investigado después de la desaparición del adolescente de 15 años, Robert Piest, quien fue visto por última vez junto a él. Un allanamiento en casa de John reveló diversos artículos relacionados a otras desapariciones.

El 6 de febrero de 1980 comenzó el juicio de Gacy en Chicago. Durante el juicio, él se declaró no-culpable, alegando problemas de orden mental. Sin embargo, su testimonio fue rotundamente rechazado,ya que se le realizaron estudios de orden mental, dando resultados negativos, es decir, que no tenia ni padecia de problemas mentales.

En un momento del juicio, la defensa de Gacy intentó afirmar que los 33 asesinatos fueron muertes accidentales como parte de una asfixia erótica, pero el forense del condado de Cook demostró con evidencia que estas afirmaciones eran imposibles. Además, Gacy ya había confesado a la policía y era incapaz de suprimir tal evidencia.

John Wayne Gacy fue hallado culpable el 13 de marzo y fue sentenciado a la Pena de muerte.

Sus últimas palabras antes de morir fueron: “Bésame el culo. Nunca encontrarán a los demás”, las cuales se las dijo a un guardia mientras era enviado a la cámara de ejecución.

Durante los 14 años que pasó en prisión, Gacy solía pintar con óleo. Su tema favorito eran los payasos. Dijo que usaba su acto de payaso como álter ego. Sus pinturas incluyen imágenes de Blancanieves y del asesino en serie Jeffrey Dahmer.

La antigua celda de John Wayne Gacy fue utilizada durante la filmación de la serie estadounidense Prison Break.

La vida y crímenes de John Wayne Gacy sirvieron de inspiración para la película basada en la obra literaria It de Stephen King.